La chía: recomendada para pacientes diabéticos y con colesterol elevado

La chía: Recomendada para pacientes diabéticos y con colesterol elevado.

Se ha observado que el tipo de fibra que contiene puede contribuir con la disminución de colesterol en sangre sin alterar los triglicéridos ni el colesterol bueno. El consumo de chía es beneficioso para el paciente diabético ya que retarda la llegada de la glucosa a la sangre y puede disminuir su absorción.

“Salvia hispánica L” es el nombre botánico que reciben estas pequeñas semillas de color pardo oscuro cuyo consumo es cada vez más difundido. Pareciera que fuera un nuevo alimento o algo recién descubierto sin embargo, la chía es una semilla cultivada en países de Centroamérica como México donde su consumo era considerado básico en la dieta de los pobladores aztecas.

Gracias a diversas investigaciones hoy conocemos la composición nutricional de la chía y los beneficios de su consumo. Su aporte de fibra (28 gramos en cien gramos de chía) es quizás lo más relevante de su consumo, no sólo por su alta concentración sino por proveer tanto fibra soluble como insoluble.

Al dejar en remojo o cocimiento las semillas de chía, se forma un gel debido a la fibra soluble, así se obtiene una bebida saludable similar a la de la linaza. De la misma manera, este gel se va formando en el estómago e intestino al digerir las semillas. En el estómago, este gel retarda la digestión y absorción de nutrientes. Por otro lado la fibra insoluble, tiene la cualidad de acelerar el proceso digestivo, incrementar el volumen de las heces mejorando la evacuación intestinal.

Gracias al tipo de fibra que contiene, produce saciedad por más tiempo lo cual puede ser conveniente en pacientes con exceso de peso. Por otro lado mantener suficiente fibra en la dieta disminuye el riesgo de desarrollar cáncer en especial gástrico e intestinal.